sábado, 16 de noviembre de 2013

TARTA DE CAQUIS

Hola a todos, llevo toda la semana para decidirme entre dos postres otoñales que me encantan, pero al final me he decidido por la tarta de caquis al aroma de anís. Unos amigos estupendos, han tenido el detalle de regalarme una caja entera de caquis, porque saben que en casa nos gustan mucho. Es una fruta de temporada que podemos disfrutar ahora, no solo como postre, cuando está maduro (en casa lo comemos con cucharita) sino también en deliciosos pasteles y tartas.
Pues bien, si os decantáis por hacer este postre. debéis poner en licor los caquis aún sin madurar. Si no lo sabéis, los caquis antes de estar maduros tienen un sabor áspero que es muy desagradable al paladar, esto se llama astringencia, por eso la gente normalmente los consume cuando están maduros, es decir cuando están blandos del todo. Pero ésta fruta también se puede consumir sin madurar si le quitamos la astringencia. Existen varios métodos, pero yo lo hago de la siguiente forma: pelamos los caquis como si se tratara de una manzana y quitamos el tallo. Podemos ver que no tiene hueso ni pepitas, es todo carne, con lo cual aprovecharemos toda la fruta. Cortamos en trocitos pequeñitos cuatro caquis y los ponemos en una fuente, cubriéndolos con licor (yo les he puesto anís) podéis ponerle ron, u otro licor que os guste. En un plato hondo, he fileteado con una mandolina otro caqui (éste lo utilizaré para decorar por encima) que pondré a macerar cubriéndolo con el mismo licor. Los caquis tendrán que macerar como mínimo 24 horas para que pierdan la astringencia, cubiertos con un film transparente. 
Este paso lo podemos realizar la víspera, así cuando vayamos a hacer la tarta, los caquis estarán a punto para poder ser usados en nuestra tarta. 

Ingredientes:

  • 900 grs de Caquis (4 caquis grandes o 5 caquis medianos)
  • 2 Láminas de masa brisa ya preparada (se pueden encontrar en refrigerados)
  • 180 grs de Azúcar
  • 250 ml de Anís ( Se puede sustituir por otro licor de preferencia: ron, calvados, etc) para poner a macerar la fruta un día antes.
  • 110 grs de Harina (tamizada)
  • 5 Huevos grandes (4 para la masa y 1 huevo para pintar la cobertura)
  • 80 grs de Mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 1 cucharilla de levadura (2,5ml)
  • 2 cucharaditas de canela en polvo (5 ml x 2)
  • una pizca de sal.

Preparación:

Primero untaremos con mantequilla un molde circular (yo he usado uno de 26 cms de diámetro).







Forraremos dicho molde con una lámina de pasta brisa y pincharemos el fondo con un tenedor repetidas veces.
En el bol  de la batidora, podremos cuatro huevos que batiremos con el accesorio de las varillas,  iremos incorporando el azúcar en forma de lluvia, hasta que los huevos, cambien a un color más claro, adquieran una textura esponjosa y doblen su tamaño.
Añadimos la mantequilla y seguimos batiendo hasta que se integre.
Aparte en una fuente, tamizaremos la harina, la levadura, y la sal y lo reservaremos.
Llegados a éste punto,  pondremos a escurrir en un colador, los caquis que cortamos en trocitos  y que teníamos macerando en licor, para que suelten todo el líquido y no encharquen nuestra tarta.  También pondremos a escurrir las láminas de caquis fileteadas que teníamos en otro bol.
Añadiremos la harina tamizada a la masa batida, de cucharada en cucharada, mientras que la batidora funciona a velocidad media. Seguiremos batiendo hasta incorporarla toda. Cuando se haya integrado, añadiremos los trocitos de caquis ya escurridos, mezclándolos con ayuda de una espátula  con movimientos envolventes, es decir,  de abajo hacia arriba.
Volcamos la masa en el molde forrado y repartimos con la espátula. Colocaremos encima las láminas de caquis, a las que habremos escurrido el licor. Espolvorearemos por encima con la canela en polvo. Por último, cogeremos  y extenderemos la otra lámina de pasta brisa, para "tapar" la tarta. se puede cerrar por completo, (como las tartas de manzana inglesas) o como yo he hecho en este caso, hacer como un enrejado, para que se vea la fruta por debajo.
Pintamos con huevo batido toda la superficie de la tarta y la metemos al horno a 220 ºC durante 10 minutos. Luego bajaremos la temperatura a 170º C durante 40 minutos más y los 10 últimos minutos bajaremos a 160ºC. Con esto conseguiremos que el bizcocho quede esponjoso y tierno por dentro, aunque dorado por fuera. De todas formas vigilad vuestro horno e ir comprobando si se va dorando por arriba y cociendo por dentro. A los 40 minutos se puede pinchar un palillo, yo utilizo una brocheta larga de madera, y cuando sale limpio, ya está listo. Lo sacamos y lo dejamos enfriar totalmente.
Se puede dejar tal cual o podemos acompañarlo con nata montada.  Al ser un pastel de frutas le va de maravilla y no resulta nada empalagoso.  En la foto de debajo a la derecha podéis ver en el corte, los trocitos de caqui. Si os gustan las tartas de frutas, estoy segura que ésta os va a encantar por su sabor y ese toque dulce del anís.









Bueno, eso es todo. Espero que os animéis con está deliciosa receta llena de vitaminas, y tan a mano en ésta época del año. ¡Aprovechad la fruta de temporada, es la mejor y está a buen precio! Deseo que os guste esta tarta y que me dejéis vuestros comentarios.

Saludos

María José

¡Y no os olvidéis de poner un dulce en vuestra vida!
  

2 comentarios:

  1. Guauuuu!!!.. Pues tienes razón que es una tarta muy sana y rica.

    ResponderEliminar