lunes, 24 de noviembre de 2014

PASTEL DE ANGEL O ANGEL FOOD CAKE

Hola a todos. Os traigo un bizcocho suave, esponjoso y muy ligero. Aunque la receta original se suele hacer en un molde de los que llevan el orificio central para que suba el bizcocho  y normalmente se decora espolvoreado con azúcar glasé,  es tan ligero y jugoso que no necesita nada más. Yo he usado un molde redondo de 20 cms de diámetro y lo he engrasado. Lo he usado de base para una tarta maravillosa que voy a rellenar de  ganaché de chocolate blanco. Poneros el delantal que comenzamos con la receta.

Ingredientes:

  • 250 ml de claras de huevo (o lo que es lo mismo  8 claras) Yo utilizo huevos grandes.
  • 150 gr de azúcar normal
  • 75 gr de azúcar glasé
  • una pizca de sal
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de crémor tártaro (para estabilizar las claras) si no disponemos de él, se puede omitir.
  • 120 gr de harina.

Preparación:

Lo primero que yo hago es untar el molde con mantequilla, le echo unas gotas de aceite de girasol  y luego lo espolvoreo de harina, (es lo que se llama encamisar un molde), para que sea más fácil desmoldar nuestro bizcocho. Después se sacude el exceso de harina.
Precalentamos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo.
En un bol grande, pondremos las claras de los huevos y la sal y empezaremos a batir con unas varillas eléctricas hasta que empiecen a espumar.










En éste momento añadiremos el azúcar normal, el crémor tártaro y el extracto de vainilla.
Vemos como las claras van doblando su volumen. Sin dejar de batir con las varillas eléctricas, seguimos añadiendo entonces el azúcar glasé hasta que se formen picos duros.

Ahora con un colador iremos tamizando la harina sobre las claras,


Con mucho cuidado para que no se bajen, iremos integrándola con una espátula (yo prefiero con unas varillas manuales) con movimientos envolventes.










Cuando tengamos la harina bien integrada, vertemos la masa en el molde que hemos encamisado,  y metemos al horno a 180ºC durante unos 30 o 35 minutos, o hasta que el pastel haya subido y se haya dorado por arriba.
Cuando lo pinchemos con un palillo o brocheta de madera, y éste salga limpio, lo sacaremos del horno y le daremos la vuelta sin desmoldar sobre una rejilla, para que se enfríe. No lo sacaremos del molde hasta no esté frío por completo.










Cuando el pastel se haya enfriado, se saca en una bandeja y se puede presentar espolvoreado por encima con azúcar glasé , con nata montada y rociándolo con fideos de colores, fideos de chocolate, o confetti, o con algunas frutas frescas pequeñas: arándanos, frambuesas, fresas, etc, según nos guste.

Como Nuria me pidió una tarta rica para llevar a casa de su hermana como broche de la sobremesa del domingo, yo he aprovechado este bizcocho tan esponjoso, para rellenarlo y cubrirlo de una ganaché montada de chocolate blanco con filigranas de chocolate negro.
He utilizado una manga pastelera desechable con la boquilla de estrella nº 21 de  Wilton y este ha sido el resultado:
¡Una tarta deliciosa! ¿Os animáis a hacerla? Estaré encantada si me queréis dejar alguna sugerencia o comentario.

Saludos

María José

Y  recuerda... ¡pon un dulce en tu vida!



3 comentarios:

  1. me gusta veo una torta.. muy muy..rriquisima q..delicia.. ahora mismo la. boy.a preparar ensayando jeje gracias maria jose.un.abraso todas se. se. ven. rricas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una torta esponjosa y super rica. Te encantará Laura!! Saludos cordiales.

      Eliminar
    2. Es una torta esponjosa y super rica. Te encantará Laura!! Saludos cordiales.

      Eliminar